Diseño de productos fail: hoy, la parada de autobús

Escrito el 29/11/2010

Cada vez que paso al lado de una parada de autobús me pregunto cómo es posible que el diseño de un producto aparentemente tan sencillo esté tan mal enfocado. Paradójicamente, lo que se supone que es su principal ventaja – la ausencia de la mampara en el lado que da al asfalto – es su principal error:

  • En días de lluvia no protege de las balsas de agua que los coches provocan cuando pasan al lado de la parada;
  • En días de excesivo calor tampoco. El asfalto acumula más calor que todo lo demás. Tampoco hay protección;
  • La apertura de dicha parada está hacia el lado más ruidoso. Cualquier actividad para matar el tiempo (léase hablar por teléfono) está limitada, puesto que la principal fuente de ruído la tienes frente a ti, en todo su esplendor;
  • La fila que se forma para acceder al vehículo, debido al diseño de la parada, se forma en el borde de la acera, con los riesgos que esto conlleva. Cuando lo más lógico y racional sería utilizar el espacio destinado a los peatones y no poner en riesgo su integridad. O sea, por detrás.

¿Solución? Quizás más sencilla de lo que parece, veamos… ¿Qué tal si la apertura de la parada se hace de espaldas al asfalto y se elimina uno de los laterales para poder acceder de forma fluída al interior del vehículo? Conseguiríamos:

  • Que en días de lluvia estemos potencialmente más aislados de las balsas de agua que cualquier vehículo pueda provocar;
  • Que en días de sol estemos también más protegidos del calor desprendido por el asfalto;
  • Que, mientras que esperamos el autobús tengamos más aislamiento, para poder matar el tiempo con una humilde llamada de teléfono, o poder escuchar el sonido que suelta el juego cutre de mi móvil (pero que me ayuda a pasar el mal rato);
  • Y que la fila de pasajeros se forme en un lado más seguro y no al borde de la acera.

La parada de autobús, a día de hoy, está diseñada para ayudar al conductor a “descargar y cargar” pasajeros, optimizando tiempo y recursos para la empresa de transportes y para el ayuntamiento (que supuestamente ahorra en atascos), pero no para lo más importante: que ese horrible tiempo de espera de los pasajeros sea, al menos, medianamente placentero. ¿Cómo no vamos a odiar esperar un autobús? ¿Pero a que no odiamos tanto esperar un tren? ¿Experiencias distintas, quizás?

¿Tanto cuesta observar un poco más y diseñar en función de dichas observaciones? Suma y sigue…

Tema calentito: 6 comentarios en “Diseño de productos fail: hoy, la parada de autobús”

  1. deccar dice que:

    Tienes mucha razón. ya me fijé en esto hace unos años cuando visité Escocia, donde las paradas tienen un diseño muy parecido al que comentas. Claro, que con el clima tan lluvioso que tienen allí, falta les hace…

    En Madrid se ha hecho algún avance, con los nuevos diseños de parada que ya se han instalado en pruebas en la glorieta de Carlos V. Lastima que no tenga fotos a mano

  2. esmuz dice que:

    En Londres, muchas son como tú comentas.

    http://t2.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcSImGvUFIi8EwTBv_z7ppoWIZwIDT4s9zdTzVWhESfSoBzkmRI1LA

    Pero tienen una gran desventaja, nunca te fías de que el chófer te vea, y te pasas todo el rato nervioso sin saber si va a pasar o no el autobús no sea que se te escape.

    En cualquier caso, creo que en ciudades tan lluviosas y frías está más justificado, y supongo que los “autubuseros” tratarán de parar en todas por si acaso.

  3. Tweets that mention índica. océanos de contenido » Blog Archive » Diseño de productos fail: hoy, la parada de autobús -- Topsy.com dice que:

    […] This post was mentioned on Twitter by Juan Leal, Ícaro Moyano Díaz. Ícaro Moyano Díaz said: Enorme @seisdeagosto en su blog: ‘Diseño de productos fail: hoy, la parada de autobús’ http://bit.ly/gINgpa […]

  4. doctoraw dice que:

    En Toronto las paradas tienen apertura por detrás, el vidrio llega hasta el suelo-techo y no hay apertura por los lados. Es una jaula transparente.

    Pero teniendo en cuenta el frío y el viento que hay en la ciudad, está bien pensado. Cuando nieva, parece que hasta hace calor dentro -comprobado-.

    Cuando vi las marquesinas pensé que el problema sería al hacer la cola, pero la gente aquí es civilizada y no hay -casi- peleas por quién llegó primero.

    Gente esperando en un día soleado: http://maps.google.es/?ie=UTF8&hq=&hnear=Toronto,+Toronto+Division,+Ontario,+Canad%C3%A1&ll=43.650219,-79.389403&spn=0.008229,0.03828&z=15&layer=c&cbll=43.650219,-79.389403&panoid=d6ActcN2mNPKtZZhU4llSQ&cbp=12,2.19,,1,7.17

  5. seisdeagosto dice que:

    UK y Canadá… ¿Ningún sitio más? Me sorprende que en Finlandia no hayan implementado esta solución, la verdad. Pero no vi nada. Lo que está claro es que hay alguien que sí que piensa en los que esperan…

  6. Scuain dice que:

    En los pueblos cercanos a Amsterdam, las paradas tienen una parte de “jaula transparente”, aunque sigue quedando un lateral abierto. Además, el asiento también está fuera de esta parte: o te sientas o te proteges :-S http://www.shutterstock.com/pic-24847021/stock-photo-bus-stop-near-to-marken-netherlands.html

    Lo que cuentas me ha recordado mucho a la estación de autobuses de Bilbao. Es una estación completamente abierta, con los andenes descubiertos, asientos incomodos y es imposible aislarte del ruido del tráfico.
    http://www.minube.com/fotos/rincon/65506/343277

¿Cómo lo ves tú?: