Camarero, una de aplicación sin notificaciones, por favor

Escrito el 03/04/2012

Últimamente ando dándole vueltas a las notificaciones que uno recibe en cualquier dispositivo (móvil, iPad, portátil…) y las interrupciones que esta simple funcionalidad genera en el día a día de las personas. Aunque no lo parezca, un detalle tan sutil – necesario e inútil a partes iguales – afecta a nuestra forma de trabajar y creo que nadie se ha preocupado aún por encontrar un equilibro correcto en su forma y frecuencia.

No me equivoco si digo que esta funcionalidad nació en el mundo digital a raíz de los avisos que recibíamos cuando en nuestro gestor de correo electrónico de turno saltaba un nuevo email, o cuando recibías un SMS en los primeros móviles que circulaban por nuestros bolsillos, quizá lo más parecido anteriormente podría ser la invasión de la intimidad que provocaba una llamada a nuestro teléfono fijo. Para mi ese fue el principio, o el final, según se mire.

Llamadme perro viejo, pero cada vez que me suscribo a un nuevo servicio web o me instalo una app lo primero que hago es desactivar las notificaciones y no permitir la geolocalización (porque sé que de alguna manera salpicará y me enviarán notificaciones). Para mi las notificaciones son un invento estupendo para enganchar, pero una funcionalidad del diablo una vez que utilizas la herramienta de forma regular: lo único que genera son microinterrupciones en tu día a día, aparte de las que ya tienes por otro lado. ¿Será que hay comportamientos diferentes en función de la experiencia de uso? Yo creo que sí y de alguna manera manera este podría ser el “ciclo vital” de una notificación:

El novato
Recibe notificación ->
Consulta la notificación casi inmediatamente ->
Genera expectativas positivas (WIN)

El experto
Recibe notificación ->
No consulta la notificación hasta que se le acumulan unas cuantas ->
Genera estress (negativo) ->
Cancela notificaciones (FAIL)

Cuando estás usando una app o una herramienta digital desde hace poco tiempo y recibes notificaciones nuevas, tus prioridades cambian de repente, lo que estabas haciendo deja de ser importante y tu nueva prioridad se centra en encontrar la opción para dejar de ver esa notificación en forma de globo con un número, indicándote la deuda pendiente que tienes con esa app o herramienta. De alguna manera sientes intriga por lo que se oculta tras ese nuevo aviso, ya que es algo fresco, nuevo. Genial para los que empiezan, pero ya está.

El resto usuarios ¿de verdad necesita más de esto en su vida? La lucha contra estos “globos” es la antigua lucha contra la negrita que teníamos cuando sólo usábamos el email y nuestro objetivo era dejar la bandeja de entrada a 0.

Creo que las notificaciones deberían adaptarse de forma natural y orgánica a la experiencia que va adquiriendo quien la utiliza. El usuario inicial no siente necesidad por el servicio que ofreces y esas notificaciones precisamente lo que consiguen es que recuerden el servicio. Cuando uno tiene interiorizado el servicio y éste forma parte de su día a día, las intrusiones del dispositivos no son tan necesarias, el usuario te visita tenga o no tenga notificaciones porque ya has creado una necesidad (y es para aplaudirte si lo has conseguido, obviamente), pero probablemente no necesites ser tan insistente. La clave reside en saber cuándo y cómo realizar ese cambio.

Quizás un enfoque más adecuado sea establecer una determinada cantidad de notificaciones, y saber a ciencia cierta de que esas notificaciones han sido consultadas. A partir de ese límite la frecuencia debería disminuir e ir adaptándose a la experiencia del usuario. Pero hasta que eso ocurra, yo de momento voy por la vida sin recibir notificaciones, todo lo que se puede desactivar está en off, y os aseguro que desde entonces mi detergente me lava blanquísimo.

Tema calentito: 3 comentarios en “Camarero, una de aplicación sin notificaciones, por favor”

  1. bocadorada dice que:

    Buen tema. Personalmente creo que para el usuario, tanto para el experto como para el novato, suelen ser excesivas. La mayoría de ellas, cubren el objetivo de dar protagonismo a la app en el día a día de las personas y como tú dices, no cubren demasiada necesidad.

    Entre tanta morralla es cuando las notificaciones necesarias quedan sepultadas y la presencia de la app se convierte en un sinsentido confuso y molesto. La gente se engancha little by little porque algo les va aportando y no porque reciban notificaciones. La dinámica de las notificaciones, trata de llenar la mente de los usuarios con su app, para crearle una necesidad, como en los anuncios de la tele, sin mayor sofisticación.

    Otro tema que suele molestar es la frecuencia de actualización de algunas apps, buf que se supone que me tienen que hacer la vida fácil y bonita y son como un tamagochi, que no dan más que trabajo y poca satisfacción.

  2. lulazo dice que:

    Muy cierto. A mi el efecto que con el tiempo han llegado a producirme es el de indiferencia más absoluta; como el que oye llover.
    En algún caso extremo (como el de un juego de meter una bolita en un vaso que me enviaba una notificación diaria! XQ?!?) he terminado por desinstalar la App.

  3. Baselga dice que:

    Yo creo que lo de las notificaciones de las apps, siendo molesto, es un problema menor comparado con el bombardeo constante de notificaciones de mensajes que recibimos a diario desde los distintos medios (mail, SMS, Whatsapp, Facebook, blackberry, twitter..).

    Según los neurólogos, nuestra mente consciente tiene espacio para siete ideas simultáneas (el resto de nuestro yo corre en background en nuestra húmeda caché cerebral). Cualquier notificación extemporánea supone una desviación de atención que desplaza varios “slots” de esos procesos conscientes, lo que desprograma tu mente durante unos minutos y reduce su capacidad de trabajo efectiva (dicho de forma menos friqui, las notificaciones te desconcentran).

    He leído no sé donde (me llegó una notificación y se me olvidó) que el período óptimo de concentración en una misma tarea está en torno a los 50 minutos continuados, y que tardamos en torno a 5 en reconcentrarnos después de una interrupción. Si en esos 50 minutos recibimos cuatro o cinco notificaciones y las atendemos, estamos perdiendo un porcentaje elevadísimo de nuestro tiempo productivo óptimo. No sé si alguien ha calculado la gigantesca pérdida económica que representa la desconcentración provocada por la llovizna permanente de notificaciones con la que somos bombardeados a lo largo del día.

¿Cómo lo ves tú?: