Esto está roto

This is broken” fue un blog creado por Mark Hurst allá por el 2003. En él, usuarios de todo el planeta compartían ejemplos cotidianos de productos mal planteados o que simplemente no funcionaban (la mayoría tecnológicos). La iniciativa cerró en 2007.

Para mi era un sitio de visita obligada en aquellos años, especialmente cuando tenía frente a mi proyectos de especial tensión. No sé por qué pero, paseándome por los ejemplos, me ayudaba a quitarle estrés al proyecto, a verlo todo desde otro prisma. Pensar en lo perecedera, frágil y caduca que era (y es) la tecnología, me ayudaba a relativizar todo el trabajo que tenía por delante y a estar más seguro de lo que hacía.

En un mundo donde los teasers futuristas con conceptos brillantes nos acercan un futuro perfecto, con robots casi humanos, coches increíbles y artilugios perfectos, no viene mal pasar por este baño de humildad y recordar que, por mucho que nos empeñemos en diseñar ese futuro perfecto, la realidad siempre tendrá a mano su varita mágica para romper lo que se le cruce por su camino.

Así ocurría hace 15 años y así seguirá ocurriendo, irremediablemente.

P.D.: ¿Os ha funcionado alguna vez el botón del doble cero en un cajero?

TU COMENTARIO

Al continuar usando esta web, estás de acuerdo con el empleo de Cookies. Más detalles

En esta página encontrarás información sobre nuestra Política de recogida y tratamiento de Cookies. ¿Qué son las cookies y para que se utilizan? Las cookies son ficheros o archivos que se descargan en el ordenador/smartphone/Tablet del Usuario cuando éste accede a determinadas páginas web. Permiten almacenar ciertos datos sobre el dispositivo del Usuario o sobre la navegación del mismo. La mayoría de las cookies se asocian a un usuario, ordenador y dispositivo no identificable en el sentido de que no proporcionan referencias que permitan conocer datos personales. ¿Cómo puedes administrar las cookies? Puedes administrar las cookies en la configuración del navegador. La configuración de los navegadores puede variar un poco; así que, para administrar las cookies tienes consultar la configuración correspondiente dentro de su navegador. Gracias por entender estos molestos mensajes que la ley nos obliga a incluir.

Cerrar