Los sistemas de diseño y el óxido

En una embarcación náutica, las partes que van bajo el agua (hélice, eje, timón, quilla…) se protegen contra la corrosión (o electrólisis) mediante los denominados ánodos de sacrificio. Se trata de piezas con una infinidad de formas que se adaptan al casco de cualquier embarcación y se fijan cerca de las zonas más propensas a la electrólisis.

Estos ánodos están fabricados de una aleación metálica con mayor tendencia a su oxidación. Y este simple detalle, hace que la embarcación tarde más en corroerse, al comenzar el proceso de oxidación por el ánodo, que es más débil. Aún así, hay que que cambiarlas de manera recurrente, de otra forma la embarcación acabará también, lenta y silenciosamente, siendo corroída por el óxido.

Los ánodos de sacrificio me sirven de excusa perfecta para hablar sobre la caducidad del diseño digital, sobre lo efímero que resulta, por muy sólido y robusto que sea su sistema de diseño. Cualquier firma del sector digital mantiene, en mayor o menor medida, una lucha contra esta caducidad, evitando que el paso del tiempo oxide sus interfaces y las ponga fuera de juego de las tendencias más actuales. Una espiral que, aparentemente, nunca tiene fin.

Para minimizar esa caducidad, el diseño incremental parece ser de ayuda. Para mi es algo así como el ánodo de sacrificio que menciono más arriba: pequeños ajustes en la interfaz que evitan que la interfaz se oxide y siga con una tez actual.

Suelen ser ajustes “relativamente” sencillos: un cambio de tipografía, un rediseño de cabecera o modificar ligeramente el código de color (pensado y madurado como debe ser) pueden darle un soplo de aire fresco al software o web en cuestión. Además, son cambios que el usuario apenas percibe, que ni siquiera es capaz de verbalizar, aunque note que algo haya cambiado.

Personalmente, estoy más a favor de este tipo de “rediseños” que los que se centran en tirarlo todo abajo y hacer algo nuevo desde el principio. Para mi, la esencia de este método es tener claro qué elementos y estructuras son las que debemos cambiar sin que el resto de la interfaz se vea afectada una vez que apliquemos el cambio. No es el proceso de diseño en sí lo que lleva trabajo, si no tener bien claro el alcance que el micro cambio tendrá sobre el resto del producto.

¿Alguien que quiera compartir su experiencia?

Showing 6 comments
  • Alfonso Morcuende
    Responder

    Hola Juan, lo primero es que está genial que podamos confrontar ideas sobre Sistemas de Diseño 🙂 Lo que entiendo de tu post es que los Sistemas no dejan de ser un sistema de protección ante el paso del tiempo y ante la oxidación del diseño resulta mejor pequeños cambios que la opción de tirarlo todo abajo, entiendo la postura pero no la comparto.

    Todo lo que viene a continuación responde al famoso IMO (In My Opinion)

    Los sistemas de diseño no tienen el foco en el diseño, ni en los diseñadores, el foco está en la generación a escala, estandarizada y ultra acelerada de productos digitales. No se trata que una web tenga asociado un sistema de diseño en su parte visual, es el contrario… Se crea un producto (Sistema de diseño) que soporta como salidas diferentes desarrollos (webs, apps, etc), donde estos además tienen diferentes representaciones de esos desarrollos, en nuestro caso (diseñadores) una representación visual del mismo.

    Los Sistemas son una nueva fórmula de construcción, que traerá nuevos procesos, herramientas y metodologías. Llamamos Sistemas de Diseño a librerías de Sketch y no lo son. Un sistema es un lenguaje compartido y construido por todos. Todas las manos, las de los diseñadores, programadores, negocio, etc…

    La caducidad del diseño existe y existirá, pero la forma de construir productos es lo que está cambiando. Estamos ante la más tierna infancia de los Sistemas de Diseño, y el terremoto en mitad del océano ya se ha producido, la ola se ha empezado a producir… nosotros seguimos jugando en la pelota en la playa.

    Me encantaría charlar laaargo y tendido sobre esto con más diseñadores como tú, el último año hemos cambiado radicalmente la forma de acercarnos a la construcción del diseño, precisamente por los Sistemas de Diseño y encontramos pocos foros o personas que quieran discutir sobre ello.

    Ahhh… y muchas gracias por tu artículo 🙂

  • Iñigo Medina
    Responder

    Qué buen tema. Qué buena analogía. Qué buena propuesta.

    Hay muchas trampas en los “rediseños”. Los mismos “revamp”, que por su genealogía y su propósito, deberían estar en el espíritu de lo que comentas, suelen consistir en un renacimiento disimulado.

  • seisdeagostouser
    Responder

    Gracias a los dos por vuestras aportaciones. @Alfonso: para ti un sistema de diseño, si entiendo bien, es para generar productos digitales de forma “ultra acelerada”. Pero la velocidad y la agilidad de producción no quita que esos sistemas necesiten estar constantemente actualizados. Habrá empresas o equipos que necesiten producir rápido y con estándares actuales (lo compararía con la producción en serie de la mayoría de los vehículos), pero también existirán siempre empresas o equipos más artesanales, para los que la velocidad no será precisamente la prioridad. Ojo, imho también 🙂

    • Alfonso Morcuende
      Responder

      Design systems are maintained. Not made. http://atomicdesign.bradfrost.com/chapter-5/

      Este es un mantra dentro del mundo de los Sistemas de Diseño, precisamente lo que separa a un DSL de una guía de estilos es que uno es organismo vivo y evoluciona y cambia constantemente, el otro es algo fijado en una foto que vive en un cajón de un despacho impreso en papel.

      Oyes!! que tenemos que quedar para charlar de esto 🙂

  • Isma
    Responder

    Muy interesantes opiniones y analogía, aunque ésta me deja con ganas de más. Juan, te animo a que en el próximo post remates el merecido homenaje que le has dado a esos ánodos de sacrificio enfocando las partes débiles que los sistemas de diseño puedan tener para tí por sí mismos, dentro de su propia función en general, y si éstas podrían cumplir un papel de elemento sacrificable. Respecto al papel que juegan a la hora de quitarle óxido a un producto digital, en mi opinión esa es “simplemente” otra dimensión que se habrá podido sistematizar o no, pero como a la escalabilidad no se le sume esa “desoxidabilidad”, quizá después sea más difícil y resulte más fácil partir de cero, y aprovechar de paso para aligerar de átomos una materia nueva que no necesita de todos ellos. A mí de todas formas me da la sensación de que estamos pidiéndole demasiado a los sistemas de diseño, aunque igual soy yo. Igual un día nos vemos en la incongruencia de estar diseñando sistemas de diseño tan ricos en dimensiones intencionales que ya no sirven para componer las pantallas mediante las cuales un producto digital ha de permitir al usuario hacer lo que tiene que hacer. Igual soy yo, eh?

    • seisdeagostouser
      Responder

      Ismael, te pido disculpas por no haberte dicho nada antes, pero WP no me avisó de que tenía un comentario pendiente de moderación! La verdad es que no me siento capaz, así a bote pronto de mencionar qué partes tienen más tendencia a la oxidación que otras. Depende de tantas cosas! Para mi no es un ejercicio sencillo. Aún así, recojo tu recomendación y le daré una pensada para ver de qué manera puedo darle continuidad a este primer post. Gracias por tu feedback!!

TU COMENTARIO

Al continuar usando esta web, estás de acuerdo con el empleo de Cookies. Más detalles

En esta página encontrarás información sobre nuestra Política de recogida y tratamiento de Cookies. ¿Qué son las cookies y para que se utilizan? Las cookies son ficheros o archivos que se descargan en el ordenador/smartphone/Tablet del Usuario cuando éste accede a determinadas páginas web. Permiten almacenar ciertos datos sobre el dispositivo del Usuario o sobre la navegación del mismo. La mayoría de las cookies se asocian a un usuario, ordenador y dispositivo no identificable en el sentido de que no proporcionan referencias que permitan conocer datos personales. ¿Cómo puedes administrar las cookies? Puedes administrar las cookies en la configuración del navegador. La configuración de los navegadores puede variar un poco; así que, para administrar las cookies tienes consultar la configuración correspondiente dentro de su navegador. Gracias por entender estos molestos mensajes que la ley nos obliga a incluir.

Cerrar