In desconferencia veritas

Qué tranquilo se ha quedado el que escribe tras escuchar las inquietudes de otros. Inquietudes que uno mismo se plantea pero escuchadas en boca de otras personas. Ver esas preocupaciones agrupadas en un evento ha sido una maravilla.

La sensación final, tras haber repensado y analizado lo que nos pasó a 20 y pocos inquietos el sábado 1 de Julio de 2006, es de tranquilidad, de paz. Comprobar que lo que a ti te preocupa también se lo plantean personas afines a lo que uno mismo hace en su día a día ha sido genial. Discutir, opinar, valorar, pensar… sin protocolos, sin miedos, en medio de un ambiente que propiciaba el intercambio abierto, sin tapujos ni vergüenzas.

Personalmente, creo que esta primera desconferencia ha marcado un antes y un después. Es algo que se ha ido construyendo de forma altruista, sin referencias, sin patrones y, quizá por éso, le ha dado un sabor al evento difícil de comparar con cualquier otra conferencia/congreso/evento/curso. No hay parangón, de verdad.

La sensación final es de mono. Mono por construir algo, si es posible, mejor de lo que ya se ha hecho… El listón está muy alto, pero sin duda hay contenidos, gentes y opiniones que faltan por escuchar.

Desde aquí, mi más sincera enhorabuena a la organizacion. Un 10.
Y también desde aquí, un placer haber conocido a los que no conocía en persona.

Hasta la próxima!

(Fotos del evento en nuestro indispensable flickr)