Sukhoi Superjet-100

Después de un vacío de casi dos décadas sin producir aviones civiles (1991), Rusia estrena aeronave.

La factoría rusa Sukhoi Civil Aircraft (SCAC), uno de los más importantes fabricantes de aviones de combate del mundo, presentó su nuevo modelo en el aeropuerto de Komsomolsk-on-Amur (Rusia oriental): El SSJ, o Sukhoi Superjet-100.

El nuevo modelo, diseñado específicamente para cumplir los estándares de Occidente, estará destinado a vuelos regionales y jubilará a las series Túpolev 134, 154, y a los tristemente conocidos Yak-42.

Lo más destacado de este nuevo aparato es su autonomía: 70.000 horas frente a las 30:000 de un aparato convencional, más del doble…

El diseño del SSJ fue dirigido desde la oficina central de la SCAC en Moscú bajo la coordinación de Evgeniy Kovalenko.

La casa Aeroflot o la compañía armenia Armavia ya han solicitado algunas unidades y grandes aerolíneas como Air France, Lufthansa, SAS o Iberia también figuran como potenciales clientes.

El making of del modelo en la factoría rusa merece la pena verlo:

TU COMENTARIO

<font size="2"> Al continuar usando esta web, estás de acuerdo con el empleo de Cookies.</font> Más detalles

En esta página encontrarás información sobre nuestra Política de recogida y tratamiento de Cookies. ¿Qué son las cookies y para que se utilizan? Las cookies son ficheros o archivos que se descargan en el ordenador/smartphone/Tablet del Usuario cuando éste accede a determinadas páginas web. Permiten almacenar ciertos datos sobre el dispositivo del Usuario o sobre la navegación del mismo. La mayoría de las cookies se asocian a un usuario, ordenador y dispositivo no identificable en el sentido de que no proporcionan referencias que permitan conocer datos personales. ¿Cómo puedes administrar las cookies? Puedes administrar las cookies en la configuración del navegador. La configuración de los navegadores puede variar un poco; así que, para administrar las cookies tienes consultar la configuración correspondiente dentro de su navegador. Gracias por entender estos molestos mensajes que la ley nos obliga a incluir.

Cerrar