Señalética de justicia

Hace unos días Mark publicó un excelente post sobre señalética muy recomendable: Diez lecciones que aprendí en señalización.
En su punto #6 indica, con toda la razón del mundo, que «La instalación (de estas señales) deberá de ser hecha por alguien con nociones de diseño». Y, apenas unos días después, nos encontramos con las siguientes imágenes, nada y más y nada menos que de las sedes de la Audiencia Nacional y del Tribunal Supremo de España. Atención a las enes de cada uno de los rótulos:

Atornilladas al revés, es decir, una auténtica patada al diccionario que demuestra la paletez que campa en nuestra tierra. Me uno a la denuncia de Iñaki Quenerapú, de nouProjecte, donde analiza semejante chapuza e insta a las autoridades a corregirla (que dicho sea de paso lleva ya más 600 meneos…).

Por el amor de dios, que coloquen del derecho las ENES de los rótulos de la AUDIENCIA NACIONAL y del TRIBUNAL SUPREMO!

Actualización: Isabl comparte la siguiente imagen del alumbrado «Púbico» de Zaragoza. Auténtico (e increíble), hoygan:

Showing 5 comments

TU COMENTARIO

<font size="2"> Al continuar usando esta web, estás de acuerdo con el empleo de Cookies.</font> Más detalles

En esta página encontrarás información sobre nuestra Política de recogida y tratamiento de Cookies. ¿Qué son las cookies y para que se utilizan? Las cookies son ficheros o archivos que se descargan en el ordenador/smartphone/Tablet del Usuario cuando éste accede a determinadas páginas web. Permiten almacenar ciertos datos sobre el dispositivo del Usuario o sobre la navegación del mismo. La mayoría de las cookies se asocian a un usuario, ordenador y dispositivo no identificable en el sentido de que no proporcionan referencias que permitan conocer datos personales. ¿Cómo puedes administrar las cookies? Puedes administrar las cookies en la configuración del navegador. La configuración de los navegadores puede variar un poco; así que, para administrar las cookies tienes consultar la configuración correspondiente dentro de su navegador. Gracias por entender estos molestos mensajes que la ley nos obliga a incluir.

Cerrar