Operación retorno 2010 y el Ruído Comfort: no asustarse

Hace unos días escuchaba algunas declaraciones sobre la alta siniestralidad de esta operación retorno de verano 2010 con respecto al mismo perído del año pasado. Todo esto a pesar de encontrarnos con noticias positivas que indican que estamos frente al verano con menos muertos desde 1962 (pero ¿cuántos vehículos tenía el parque móvil español ese año?).

Los especialistas indicaban que las principales causas de estos accidentes se siguen produciendo por despistes y por la alta velocidad a la que circulan los vehículos. Para muchos la mejor solución a este gran problema pasa por mejorar la seguridad de nuestras carreteras.

Pero creo que estamos dejando un punto clave que en este análisis global sobre los accidentes de tráfico: y lo voy a llamar Ruído Comfort™.

El ruído comfort (traducción libre del inglés comfort noise), era un ruído de fondo artificial y provocado, que se usaba en radios y conexiones inalámbricas para llenar el silencio que se producía en las transmisiones, informando a los usuarios de que el aparato estaba funcionando y, en función del aparato, indicar que se estaba comunicando con otro cacharro (os acordais del ruído del fax o del modem, ¿no?).

Yo creo (y esto no es categoríco ni nada que se le parezca) que los accidentes de tráfico vienen también provocados por la ausencia de ese ruído comfort. Y me explico:

Una de las mejores innovaciones a nivel automovilístico se esfuerza en la reducción del ruído, tanto exterior (piso, vibraciones, entorno exterior) como interior (lo llamaré ruído motor). Pero, aunque sea de forma inconsciente, este ruído es una tremenda fuente de información para el usuario:

  • El ruído exterior y el vaivén del vehículo provocado por los baches y agujeros que tenga la carretera ofrece un potente feedback sobre a qué velocidad debes poner tu vehículo para no pegártela (volvemos al concepto affordance otra vez). A día de hoy las amortiguaciones de las que disponen los automóviles y el aislamiento del exterior provocan que no prestemos atención a esta potente fuente de información. De esta forma, la sensación de peligro disminuye considerablemente (lo que en Ergonomía se conoce como Homeostasis del riesgo) y nos relajamos prestando más atención a otras cosas: teléfono, ver qué tal va el GPS, conversar con los pasajeros… Paam, despiste.
  • El ruído interior, el que provoca el motor, también es una genial fuente de información. Gracias a él sabemos si el coche está encendido o apagado (os ha pasado también alguna vez, ¿eh? Sobre todo a unpar de amigos que sé que disfrutan de ese Toyota Prius Hybrid. Si no fuera por el salpicadero iluminado no sé cuántas veces nos despistaríamos…). Pero sobre todo, gracias a este ruído sabemos a qué velocidad estamos circulando: ¿Cuántas veces nos hemos dado cuenta de que íbamos disparados con la aguja marcando 160km/h y nosotros sin darnos cuenta? Paam, despiste también.

Algunas empresas de automoción se han visto incluso obligadas a añadir ruído a los motores de sus nuevos modelos precisamente para evitar este tipo de errores. Y también para ayudar a los peatones, claro, que ahora al cruzar una vía no se pueden orientar por el ruído que provoca el vehículo… A los propietaríos de un Prius o vehículo eléctrico: ¿no os ha pasado algo así alguna vez? Pondría la mano en el fuego a que sí.

Ojo, es un análisis personal donde no pretendo un back to de 70’s. Pero quizás habría que plantearse formas de feedback donde alertar a los conductores, por un lado del riesgo que implica la velocidad a la que vamos circulando, y por otro, el estado de la vía y del entorno exterior.

Hay pistas sobre este tema en el último libro de Norman, de donde me he inspirado para este post: The Design of Future Things.

Showing 16 comments
  • Alberto
    Responder

    Se podría traducir, a todo confort, como «ruido de consuelo».

  • seisdeagosto
    Responder

    O ruído cómodo 😛

  • Responder

    […] This post was mentioned on Twitter by Juan Leal and cesar garcia, Yusef Hassan. Yusef Hassan said: RT @seisdeagosto: Post » Operación retorno 2010 y el ruído comfort: no asustarse: http://bit.ly/dmGGT5 […]

  • torresburriel
    Responder

    Yo lo traduciría como «la fuerza de la costumbre» 😀 Ahora más en serio, estoy sorprendido por la capacidad del ser humano de acostumbrarse a unas señales y unos códigos, y la resistencia bestial que tenemos a cambiar esos hábitos.
    Y sí, yo también he asustado a muchos peatones con el Prius 😀

  • Sergio
    Responder

    A veces echo en falta mi viejo y destartalado Seat Ibiza donde vibraba el salpicadero cuando superaba los 100Km/h… y cuántas veces las bandas sonoras en el margen derecho de la autopista me habrán salvado la vida cada vez que cambiaba la emisora o bebía agua.
    Super interesante, merci!

  • muchachino
    Responder

    las 2 veces que conduje en italia el coche avisaba con un pitido considerable al llegar a la velocidad máxima permitida en autovía. no sé si es una normativa oficial o una característica de los fiats italianos…

  • yusef
    Responder

    Muy interesante.De todas formas el nombre de Ruido Comfort no es el que más me gusta. La clave de la atracción de la atención se encuentra en los cambios significativos de los estímulos sensoriales, y el concepto ruido comfort parece denotar un sonido constante y homogéneo, al que uno se acostumbra (y desatiende) igual que al silencio.

    Las soluciones técnicas para evitar determinados accidentes (como los provocados por exceso de velocidad) en realidad son muy sencillas de implementar, pero muchas veces se enfrentan a la «cultura» de conducción.

    Por ejemplo, el GPS que uso detecta la velocidad del vehículo y, a través de su posición, el límite máximo permitido en ese tramo (límite que muestra constantemente en pantalla). Lo ideal sería que el GPS emitiera un sonido cuando superases el límite, pero no lo hace. Sólo advierte con un sonido ante la presencia de radares fijos o, creo, la probabilidad de radares móviles en la zona. ¿Por qué el GPS no ofrece la otra opción? Seguramente porque estimarán que para la mayoría de conductores, el GPS estaría pitando todo el trayecto.

  • seisdeagosto
    Responder

    Hola Yusef,
    En realidad no le he prestado muy atención al nombre. Simplemente me he limitado a traducirlo. Sé que el nombre suena hasta cutre, pero quería llamar la atención con él 🙂

    Me parece interesante lo que propones, pero ahí efectivamente, inciden cuestiones culturales a las que no sé hasta qué punto estaríamos dispuestos a renunciar. Seguro que, aunque fuese forzado ese sonido del GPS, habría «hacks» para eliminarlo. No crees?

  • yusef
    Responder

    Claro, si yo creo que es una opción del GPS que debería ser eso, opcional. El problema es que este GPS (no sé otros) ni ofrece la posibilidad, a pesar de que sí ofrece funciones tan «interesantes» como una calculadora, o un visor de fotos…

  • demimismo
    Responder

    Muy de acuerdo con lo del ruido interior (y muy interesante lo que dices sobre la sensación de seguridad).
    Respecto al ruido exterior, ya no estoy tan de acuerdo. El ruido que emiten los coches es también contaminación, genera problemas y si los coches eléctricos lo eliminan lo que debemos hacer es aprovechar esa ventaja. La forma que tenemos de caminar por ciudad debe cambiar: los peatones deben aprender a no cruzar de oído, no es tan chungo, en el norte de europa ya están acostumbrados, gracias a la bici.

    Tengo un artículo interesante guardado sobre el tema. Yo también creo que debemos ser las personas las que nos adaptemos en este caso, para no dar continuidad un problema (el ruido) que es consecuencia de un mal uso de la tecnología.

  • Yon
    Responder

    Genial artículo!
    Va a sonar raro, pero para mi el tacto es un sentido que utilizo mucho al conducir, la sensación en el culo de como está la carretera, la vibración de volante o acelerador… son señales que me ayudan a conducir.

    Como bien dice Demimismo, la gente tiene que dejar a ir solo de oído por la vida, porque es necesario reducir el ruido de los coches.

    Eso si, el click-clack del intermitente es un inventazo.

  • Roberto A.
    Responder

    Hay algunos avances. El pitido que dice muchachino es el avisador de exceso de velocidad, que es configurable. Yo lo tengo a 60 para los radares de ciudad, y vendría bien poder configurar otro al superar los 120 (creo que ningún coche tiene esa opción, de poner varios). Otros coches hacen vibrar los laterales del asiento si se cruzan líneas en carretera y el intermitente no está activado. Intentan simular las bandas sonoras. No lo he probado pero parece una buena idea.
    Algo intersante es que se van convirtiendo poco a poco en estándares, porque entidades como la EuroNCAP, que otorga las famosas estrellas de seguridad, los van poniendo como requisitos para mejorar en puntuación como es el caso del pitido si no llevas el cinturón abrochado.

  • Roberto A.
    Responder

    Ah, y olvido los detectores de proximidad, que avisan si hay un vehículo en tu ángulo muerto.
    Aunque al final tanto pitido puede llegar a confundir. Me pasó hace unos días, le dí un toque desaparcando al coche de un amigo porque aunque los sensores de marcha atrás se pusieron a pitar, a la vez también lo hacían los de los cinturones, un aviso de error del check control y las puertas (que también pitan).

  • Bitacoras.com
    Responder

    Información Bitacoras.com…
    Valora en Bitacoras.com: Hace unos días escuchaba algunas declaraciones sobre la alta siniestralidad de esta operación retorno de verano 2010 con respecto al mismo perído del año pasado. Todo esto a pesar de encontrarnos con noticias positivas qu……

  • Silvia
    Responder

    Respecto al ruido exterior… Cuando leí este post no había visto ningún coche híbrido, pero justo ayer al cruzar por un semáforo no me di cuenta que salía un taxi de su parada justo en ese semáforo, me di buen susto y lo único que dije fue: «pero si no le he escuchado!» y justo me dijeron: «es un híbrido».La verdad que al principio casi me molestó que fuera tan sigiloso pero al mismo tiempo pensé que menudo alivio sería para nuestros oídos, yo creo que costaría acostumbrarse pero molaría

TU COMENTARIO

<font size="2"> Al continuar usando esta web, estás de acuerdo con el empleo de Cookies.</font> Más detalles

En esta página encontrarás información sobre nuestra Política de recogida y tratamiento de Cookies. ¿Qué son las cookies y para que se utilizan? Las cookies son ficheros o archivos que se descargan en el ordenador/smartphone/Tablet del Usuario cuando éste accede a determinadas páginas web. Permiten almacenar ciertos datos sobre el dispositivo del Usuario o sobre la navegación del mismo. La mayoría de las cookies se asocian a un usuario, ordenador y dispositivo no identificable en el sentido de que no proporcionan referencias que permitan conocer datos personales. ¿Cómo puedes administrar las cookies? Puedes administrar las cookies en la configuración del navegador. La configuración de los navegadores puede variar un poco; así que, para administrar las cookies tienes consultar la configuración correspondiente dentro de su navegador. Gracias por entender estos molestos mensajes que la ley nos obliga a incluir.

Cerrar