Sobre los rádares en las carreteras

No sé si alguien de los de arriba, de los que dirigen este país, se ha parado a pensar en los riesgos que suponen los rádares que instalan en las carreteras.

Supongo que, como viajan en coches oficiales – con chófer – los desconocen, pero voy a intentar contarlo aquí, para que sepan cómo se comporta el conductor medio español cuando coge su coche y se pone en carretera. A groso modo:

  1. Lo más normal es ir un poco pasado de velocidad, tampoco mucho, incumpliendo la norma hasta el límite de tolerancia, es decir el punto justo donde no te multan pero que te permite ir un poco más rápido. Así somos.
  2. Cuando ves el aviso del radar, a través de sus múltiples señales , disminuyes la velocidad para ceñirte justo a ese límite. Estos avisos no tienen ningún sentido, obviamente: precisamente si avisan de que hay un radar en la zona hasta con 3 señales antes del mismo, muy inútil tienes que ser para que te cojan cometiendo una infracción. Pero eso ya es otra historia.
  3. Pasado el radar, cuando empiezas a ver que los coches aceleran, te lo indica tu GPS (actualizado con los últimos rádares) o ves que has pasado la caja verde, regresas a la velocidad de crucero que llevabas antes del radar, por encima del límite. Y así hasta llegar a tu destino.

En la acción de conducir se dan dos interacciones netamente definidas: la del humano con el vehículo, principalmente a través del volante (interacción táctil) y la del entorno con el humano, a través de señales visuales (interacción visual).

En la actualidad, el feedback sólo viene dado por lo que esas señales visuales avisan, ya que el vehículo de hoy, más insonorizado y estable que nunca, no transmite esa sensación de peligro que los coches con más solera transmitían (os acordáis de cuando temblaba el volante cuando pasabas los 110km/h?), en su momento hablé de ello en otro post sobre el Ruído Comfort. Básicamente el feedback táctil se ha perdido y ahora sólo nos queda el feedback visual.

Ahora nos limitan la velocidad con rádares, y aunque los vehículos modernos ya tienen limitador de velocidad, el conductor acaba por estar más pendiente del velocímetro que del entorno, que es lo que de verdad importa. Que estés más atento a un reloj con una aguja que de lo que ocurre fuera mientras conduces me parece francamente peligroso, y si encima es de noche o dentro de un túnel ya ni os cuento.

Algunas ideas a este respecto:

  • La primera es volver a ofrecer feedback en el volante, el único elemento que está en permanente contacto con el humano. Un volante que indicase de alguna manera, sobre su textura, la velocidad a la que vamos, que con sólo pasar el pulgar sobre el mismo volante tengamos claro a cuánto vamos, sin tener que bajar la vista al salpicadero.
  • La otra es crear un nuevo modo en el vehículo, que permita programarlo y adecuarlo a la velocidad límite del país por el que circulas: País en el que circula: España -> 110km/h, Francia -> 130km/h, Alemania -> Sin límite…
  • La tercera es la más sencilla de todas: que el coche venga limitado con velocidad de serie. ¿Qué sentido tiene poder alcanzar los 240km/h cuando lo permitido está por debajo de los 140km/h? Está bien tener cierto margen de velocidad para ciertas maniobras de emergencia, pero más allá de los 180 es pasarse de rosca.

A excepción de la solución volantil, en la que estaría encantadísimo de colaborar, las otras son tan sencillas y económicas que a uno le cuesta entender porqué no están funcionando desde hace tiempo. No quiero imaginarme lo que nos ahorraríamos en rádares fijos, en rádares móviles, en señales de avisos, en controles o en otras mandangas varias…

Showing 9 comments
  • jotajota
    Responder

    ¿Seguro que no sabes por qué no se hace la tercera? Has pensado los impuestos que generan los coches caros (y rápidos) en matriculación, IVA, hidrocarburos…
    ¿Quién se gastaría la pasta en un Ferrari limitado a 140? 😉

  • Sergio
    Responder

    Muchos coches ya vienen con un limitador de velocidad incorporado al que le dices manualmente a que velocidad quieres limitar la marcha. Por otro lado, también vienen con un sistema gps que te diceen qué carretera estás y de que tipo. Pienso que una solución muy apropiada sería unir estos dos dispositivos de modo que le «ordenes» al coche: «Limítame a la velocidad de esta carretera».

  • Dani
    Responder

    Estuvimos haciendo unas fotos a un tío que tenía un Corvette, cuyo cuenta kilometros se proyectaba sobre el cristal, me pareció una idea guapa…
    http://www.portalcoches.net/Sistema-de-informacion-proyectada-en-el-parabrisas-%28HUD%29/398.html

  • Carlos
    Responder

    Efectivamente, como dice Dani, poder visualizar la velocidad en el parabrisas a modo de HUD hace que no pierdas tanto la vista del entorno. Ya empiezan a llevarlo coches de gama media (mi Prius lo lleva): http://goo.gl/izDUA
    Lo de limitar la velocidad máxima de los vehículos me parece muy coherente (y necesario).

    Pero lo que describes acerca del comportamiento de los conductores ante los radares me parece que es lo propio. Quiero decir, el radar fijo no se coloca (al menos, no se debería colocar) para detectar infractores. El radar se coloca y se anuncia precisamente para estimular ese comportamiento, y se hace así para que los conductores aminoren la velocidad justo en los puntos negros donde se sabe que existen numerosos accidentes, evitándolos de esta manera. Otra cosa es el radar móvil, que sí está destinado a pescar a aquellos que están cometiendo una imprudencia.

    Aunque es cierto que esta norma de colocar radares en puntos negros no se aplica ni a la mitad de los radares fijos instalados en España 🙁

  • ccerrato
    Responder

    como diría Camilo Sexto sobre la proyección en el parabrisas, mooooola maaaaazo!!!

  • Rubén
    Responder

    Hay estudios al respecto de la limitación de velocidad en países europeos. Después de usarlos, la gran mayoría de usuarios no quería verlos ni en pintura.
    Yo soy de los que piensa que el problema no es la velocidad (prueba de ello son ciertos tramos de las Autobahns alemanas). Nuestro verdadero problema viene desde pequeñitos. En realidad son tres: civilización, respeto y educación. Y en ellos se invierte bastante poco por solucionarlos.

    Por último, si queréis conducir un poco más tranquilos, disfrutando de los kilómetros, os recomiendo que os instaléis un detector de radares (de los que detectan pero no inhiben, que con la nueva ley son legales). Os olvidaréis en gran parte del tema radares, conduciréis con los cinco sentidos puestos en la interacción vehículo-calzada y os evitaréis multas tontas, de esas que no evitan accidentes.

    Ráfagas sobre ruedas 🙂

  • Bitacoras.com
    Responder

    Información Bitacoras.com…
    Valora en Bitacoras.com: No sé si alguien de los de arriba, de los que dirigen este país, se ha parado a pensar en los riesgos que suponen los rádares que instalan en las carreteras. Supongo que, como viajan en coches oficiales – con chófer –……

  • Jose
    Responder

    Es decir un limitador como llevan los camiones y los autocares, esos que en la A6 dirección Madrid pasan de 120 km/h ( reales dd GPS), y todos los días. ¿Será que lo manipulan? Pues debe ser facil, e inútil, hablo de una conocida empresa de transporte.

  • Pablo
    Responder

    desde luego es un poco inútil avisarte de que hay un radar para que inmediatamente procedas a aflojar la velocidad e ir al límite de velocidad para que no te pongan una multa, aunque aún así, hay mucha gente que se pasa de velocidad en las zonas por radar, ya sea por distracciones, o por cualquier otro motivo…

TU COMENTARIO

<font size="2"> Al continuar usando esta web, estás de acuerdo con el empleo de Cookies.</font> Más detalles

En esta página encontrarás información sobre nuestra Política de recogida y tratamiento de Cookies. ¿Qué son las cookies y para que se utilizan? Las cookies son ficheros o archivos que se descargan en el ordenador/smartphone/Tablet del Usuario cuando éste accede a determinadas páginas web. Permiten almacenar ciertos datos sobre el dispositivo del Usuario o sobre la navegación del mismo. La mayoría de las cookies se asocian a un usuario, ordenador y dispositivo no identificable en el sentido de que no proporcionan referencias que permitan conocer datos personales. ¿Cómo puedes administrar las cookies? Puedes administrar las cookies en la configuración del navegador. La configuración de los navegadores puede variar un poco; así que, para administrar las cookies tienes consultar la configuración correspondiente dentro de su navegador. Gracias por entender estos molestos mensajes que la ley nos obliga a incluir.

Cerrar