Sobre los trofeos digitales: Farda menos y habla más

Habrás visto esta situación montones de veces, yo mismo la he vivido: estar en medio de una conversación, con un grupo de amigos o familiares, y sacar tu móvil de repente para enseñar algo que has visto en un vídeo y que tiene que ver con la conversación, o buscar algo en tu móvil que no recuerdas para llevarte la razón sobre algún punto de esa conversación.

¿Por qué deberías dejar tu móvil en el bolsillo?

1. En la gran mayoría de estas situaciones se genera una situación marciana: segundos atrás estabas sumido en una amena conversación y, de repente, todos permanecen en silencio, esperando a que se cargue ese vídeo que supuestamente generará esa admiración relativa del resto del grupo. Te acabas de cargar la conversación. En el hipotético caso de que retome, ya irá por otros derroteros.

2. De forma casi natural, se genera una especie de competición absurda por encontrar otro recurso (si estábais viendo un vídeo seguirá ese formato) que supere lo que has enseñado antes. El clásico «y yo más».

3. Si es un grupo de gente de diferentes niveles de «cultura digital», los que tengan poco nivel se sentirán desplazados. Y lo que en un principio comenzó siendo una agradable conversación entre colegas acaba transformándose en un mini-cine, donde todos están pendientes y en silencio de la pantalla del móvil, deseando mostrar sus «trofeos digitales».

Creo que aprender a separar los dos mundos es cada vez más importante. El mundo analógico tiene una serie de reglas que son difíciles de mezclar con el mundo digital. No están escritas en ningún lado, pero son reales como la vida la misma. Mezclarlas genera frustración y acidez de estómago, a veces hasta mala leche.

Si tienes una conversación entre amigos o familiares y no recuerdas algo deja tu móvil en el bolsillo. ¡Las charlas han sido así de toda la vida!

Showing 4 comments
  • Buenhombre
    Responder

    En esa película de Paco Martinez Soria vi a un tio que se bajaba a la estafeta a mandar un cable!!!!
    No te digo nada y te lo digo todo

  • Buenhombre
    Responder

    Te estas volviendo un viejo cascarrabias analógico/digital, jajajajaja
    Por desgracia las conversaciones nunca serán ya como antes, para bien o para mal todos vamos con ordenadores de bolsillo, pronto de muñeca y dentro de poco ordenadores de gafas (voy a patentar esta denominación).

    A mi divierte ver como evoluciona todo esto y no puedo compartir esa sensación de que sea algo malo, simplemente es diferente, no creo que las charlas hayan sido igual toda la vida!!!

  • Pionono
    Responder

    Magnífica entrada, muy descriptiva de una situación por desgracia cada vez más frecuente en la que, a veces de forma inconsciente provocamos. Creo que una buena regla sería contar hasta tres antes de que saquemos el teléfono. Para esos casos, el móvil, mejor quieto.Lo posteo en Facebook

  • seisdeagosto
    Responder

    @Buenhombre: para mi una charla consiste en: una mesa, taburetes, gente y botella de vino. No me digas que no has visto eso en las pelis de Paco Martinez Soria!
    Pero tienes razón: viejo cascarrabias. La verdad es que este tema me intriga.

    @Pionono: gracias mozo! Todo el Facebook que tu quieras!!!

TU COMENTARIO

<font size="2"> Al continuar usando esta web, estás de acuerdo con el empleo de Cookies.</font> Más detalles

En esta página encontrarás información sobre nuestra Política de recogida y tratamiento de Cookies. ¿Qué son las cookies y para que se utilizan? Las cookies son ficheros o archivos que se descargan en el ordenador/smartphone/Tablet del Usuario cuando éste accede a determinadas páginas web. Permiten almacenar ciertos datos sobre el dispositivo del Usuario o sobre la navegación del mismo. La mayoría de las cookies se asocian a un usuario, ordenador y dispositivo no identificable en el sentido de que no proporcionan referencias que permitan conocer datos personales. ¿Cómo puedes administrar las cookies? Puedes administrar las cookies en la configuración del navegador. La configuración de los navegadores puede variar un poco; así que, para administrar las cookies tienes consultar la configuración correspondiente dentro de su navegador. Gracias por entender estos molestos mensajes que la ley nos obliga a incluir.

Cerrar