Efecto WOW vs Efecto Of Course

¿Qué es exactamente el efecto wow? ¿Cómo lo definirías? Pasémonos por Urban Dictionary y veamos cómo lo describe:

«Conjunto de propiedades que dependen de un objeto y que sorprenden agradablemente al espectador. Desde anuncios a dispositivos cool, el efecto wow es un aspecto importante a considerar cuando se diseña. Los ordenadores IBM de mediados de los 90 tenían cierto grado de «efecto wow». Por desgracia, la mayoría de los usuarios no fueron capaces de reconocerlo».

Simplificando la definición se trata básicamente de sorprender a tus usuarios. Esa sorpresa que provocas es lo que se denomina efecto wow, de ahí el nombre. Podemos hablar de un mensaje, de cómo entregas tu producto, de cómo lo gestionas, del tono, del diseño de tu producto, de todo el conjunto…

Pero seamos realistas: el famoso efecto wow está sobredimensionado. Todo aquel que anda metido en temas de Internet ha escuchado hablar de este fenómeno y de una un otra forma busca provocar ese intangible entre la gente que pasa por su producto digital. Es la búsqueda de algo tan etéreo y frágil que muchas veces puede jugar en contra del producto: abusar de los recursos para provocar este efecto puede provocar justo lo contrario, que tus usuarios se cansen.

¿Hasta qué punto es realmente importante perseguir este efecto? Al fin y al cabo estamos hablando simplemente de una sorpresa, de algo puntual y muy localizado, que no puede darse de manera constante. No conozco ningún producto digital que esté de manera continua sorprendiendo a sus usuarios.

Hace unos días hablábamos de este tema en Soysuper, de la delgada línea que existe en agradar y generar rechazo en, por el ejemplo, nuestro copy. Como alternativa a este efecto, hablábamos del efecto «of course», del efecto «está claro, es así»: perseguir la obviedad, las expectativas del usuario, que lo que ofreces con tu producto sea justo lo que el usuario espera, sin sopresas ni cosas raras. Es como tener los cambios de una bicicleta sincronizados, tu usuario y tú estáis en la misma línea de expectativas y experiencia.

Hace unos años trabajé en un proyecto precioso relacionado con todo esto en Lisboa. Un proyecto en el que primero preguntábamos a los usuarios de una gran teleco qué es lo que esperaban de un producto en concreto, antes de usarlo. Tras estas expectativas pasábamos a la parte de la experiencia, donde los usuarios probaban realmente el producto. Fue alucinante ver el hueco que existía entre expectativas iniciales y experiencias finales, pero un punto de partida perfecto para tener claro cuáles serían los próximos pasos para disminuir esa distancia. Sustituyamos el efecto wow por el efecto «está claro», persigamos la expectativas de nuestros usuarios, esas pequeñas sorpresas y guiños formarán parte de un todo, de una experiencia global más allá de lo puntual y caduco.

Un tema que da para discutir largo y tendido. Lo intuyo…

TU COMENTARIO

<font size="2"> Al continuar usando esta web, estás de acuerdo con el empleo de Cookies.</font> Más detalles

En esta página encontrarás información sobre nuestra Política de recogida y tratamiento de Cookies. ¿Qué son las cookies y para que se utilizan? Las cookies son ficheros o archivos que se descargan en el ordenador/smartphone/Tablet del Usuario cuando éste accede a determinadas páginas web. Permiten almacenar ciertos datos sobre el dispositivo del Usuario o sobre la navegación del mismo. La mayoría de las cookies se asocian a un usuario, ordenador y dispositivo no identificable en el sentido de que no proporcionan referencias que permitan conocer datos personales. ¿Cómo puedes administrar las cookies? Puedes administrar las cookies en la configuración del navegador. La configuración de los navegadores puede variar un poco; así que, para administrar las cookies tienes consultar la configuración correspondiente dentro de su navegador. Gracias por entender estos molestos mensajes que la ley nos obliga a incluir.

Cerrar