Rediseño general vs rediseño incremental

El rediseño general de una web tiene una serie de implicaciones que no todas las empresas está dispuestas a asumir, sobre todo aquellas con un volumen de contenidos considerable.

Cada día existen más partidarios de evitar rediseños generales que prefieren centrarse más en pequeños rediseños de las zonas más problemáticas. Esta técnica se conoce como rediseño incremental (incremental redesign).

El rediseño incremental evita las consecuencias implícitas en un cambio radical, como una arquitectura de información diferente, flujos de navegación distintos, nueva interfaz, etc… Ésto no quiere decir que sea una apuesta necesariamente más sencilla, ya comentamos en su día las implicaciones que tiene esta forma de trabajo, como puede ser el tener que diseñar para la transición o la adopción de lo que se conoce por Extreme Programming.

Entre las desventajas de un rediseño masivo, Rose Pruyne, destacada veterana en el ámbito web señala:

  • Lleva meses finalizarlo (cuando no años);
  • Consume una gran cantidad de recursos;
  • Casi siempre lleva más tiempo del que todo el mundo desea;
  • Existe el riesgo de que, tras el lanzamiento, la web vuelva a quedarse obsoleta;
  • Frecuentemente exige el mantemiento de dos webs al mismo tiempo: la antigua y la nueva

Siguiendo algunas pautas en el rediseño incremental se pueden conseguir bastante éxitos. He aquí algunas de ellas:

  • Pequeños cambios en pequeñas dosis, haciéndolo regularmente;
  • Haciendo partícipes del desarrollo a los usuarios finales (visión ésta muy dospuntocerista);
  • Corregir los errores rápidamente;
  • Aceptar que aprenderás conforme vayas avanzando, y que tus usuarios son los principales profesores;
  • Aplicando rigurosos tests, evaluando y validando;
  • Haciendo de la usabilidad tu mantra;
  • Reutilizando componentes y elementos;
  • Diseñando para la transición.

Un rediseño general puede dar al traste con la fidelidad de los usuarios más fieles. Los rediseños masivos conllevan nuevas formas de navegación y de comportamiento que no todos los usuarios están dispuestos a asumir.

Identificando las áreas más problemáticas y rediseñándolas se genera una transición más fluída, sin que muchos usuarios perciban necesariamente el cambio, pero evolucionando.

Si tu web tiene usuarios fieles y se está planteando un rediseño, quizás debas considerar esta opción. Recuerda también que un rediseño general viene dado muchas veces por escalas jerárquicas superiores dentro de la compañía. Ésto no quiere decir que la web actual esté mal definida y que tenga que cambiar necesariamente. Si ya tienes usuarios fieles por algo será. En ocasiones, aunque no lo parezca, los cambios vienen provocados simplemente por justificar presupuestos o cosas parecidas (e igualmente absurdas).

Algunas lecturas recomendadas sobre rediseño incremental:
The Art of the Incremental Redesign (Jeffrey Veen)
The Quiet Death of the Major Re-Launch (Jared M. Spool)
The Case for Incremental Redesign: Part I / Part II (Rose Pruyne)
What is Extreme Programming? (Ron Jeffries)
Diseñar para la transición (Juan Leal)

Showing 10 comments
  • david
    Responder

    otra lectura interesante en esta misma línea: http://www.alistapart.com/articles/redesignrealign/

  • Jesus
    Responder

    además es el modo natural de fluir de la naturaleza. eso es precisamente lo que es la evolución, pequeños pasos imperceptibles que, con el paso del tiempo, convierten una ameba en un ser humano… no hay atajos.

  • Luis Villa
    Responder

    Elproblema de esto en diseño web es que aún está afrontado como diseño de software clásico: se diseña como un proyecto con un ámbito concreto y cuando se cierra el proyecto se cierra.
    La web no es un CD ROm que lo estampas y ahi vas con tus errores, o un programa cliente-servidor clásico que tienes que meditar mucho antes de hacer un despliegue (por sus costes de instalación, ancho de banda).

    Los tiempos cambian y afortunadamente comienza a haber equipos que trabajan en la web con filosofía web… y lo mejor… los usuarios acompañan!!

  • Juan Leal
    Responder

    David, gracias por la recomendación! Si reparas, muchos de los artículos recomendados tienen fecha de hace dos/tres años! No estamos hablando de nada innovador ni actual… El que mandas es del 2005!
    Luis, totalmente cierto. Y ahí es donde reside el error. La web no un CD, no lo entregas y te olvidas… Tiene que estar en constante evolución, aunque suene a trabajo que no termina nunca! Como dice Jesús, no hay atajos!

    Gracias Luis, gracias Jesús.

  • Sergio
    Responder

    Lo malo es que la mayoría de las veces una propuesta de rediseño viene condicionada por un cambio de tecnología (por ejemplo pasar de frames a divs, por decir el caso más simple), y se aprovecha de paso para centrarse un poco más en el usuario (usabilidad, accesibilidad, etc…).
    Como bien apuntas los tiempos cambian pero aún quedan muchas empresas que no han pasado por esta primera fase, que creo es difícil gestionar mediante un rediseño incremental, pero no imposible.

    Felicidades por el artículo.

  • César
    Responder

    Interesante…
    Lo curioso es, como dices, que hablamos siempre de referencias de hace 2/3 años… Y que la web se sigue viendo como un producto de software, como dice Luis.

    Así mi experiencia desde las «Mega-Consultoras» es que se siguen vendiendo como Factorías de Software, con las mismas metodologías muy centradas en tecnologías y poco centradas en web, la cantidad de rediseños que se han realizado centrándose en tal o cual tecnología sin saber lo que funcionaba o lo que no funcionaba…

    Y la cara que ponen algunos cuando se intentan pedir estadísticas de visitas, encuestas a usuarios o test con usuarios… ¡Las manos a la cabeza! No hay presupuesto, el proyecto está a punto de entregarse, ¿estas loco?

    En fin… que se le va a hacer

    Tan sólo pequeños, o no tan pequeños, estudios y portales de negocios centrados en internet lo ven así.

    Seguiremos luchando

    Muchas gracias por el artículo

  • seisdeagosto
    Responder

    Hola Sergio!
    Sí, quizá para este tipo de empresas el salto a este nuevo nivel es más «doloroso». Pero yo creo que, como todo, es cuestión de proponérselo, no crees?

    Gracias por tu aportación!

  • Sergio
    Responder

    Todo es posible Juan, como decía Debbie Allen en Fama: «la fama cuesta y aquí es donde vais a empezar a pagar». 😉
    Un saludo.

  • Luis Villa
    Responder

    Ahora, sí. Una cosa… trabajar en ritmo web real en muchos proyectos puede ser agotador. Está muy bien cuando te dedicas a un solo proyecto, pero cuando estás en varios, siempre hay flecos e ideas de otros que te impactan.
    A veces, echo de menos el diseño en cascada y que cada palo aguante su vela: es decir, no pasas de fase sin tener la información completa y cualquier cambio supone una gestión de cambios.

    La web nos comerá a todos.

  • Victor
    Responder

    creo que es mejor rediseñar pensando en el incremento de la web en una estructura que permita encontrar fichas distintas que permita que los usuarios puedan navegar, interactuar y fidelizarce.

TU COMENTARIO

<font size="2"> Al continuar usando esta web, estás de acuerdo con el empleo de Cookies.</font> Más detalles

En esta página encontrarás información sobre nuestra Política de recogida y tratamiento de Cookies. ¿Qué son las cookies y para que se utilizan? Las cookies son ficheros o archivos que se descargan en el ordenador/smartphone/Tablet del Usuario cuando éste accede a determinadas páginas web. Permiten almacenar ciertos datos sobre el dispositivo del Usuario o sobre la navegación del mismo. La mayoría de las cookies se asocian a un usuario, ordenador y dispositivo no identificable en el sentido de que no proporcionan referencias que permitan conocer datos personales. ¿Cómo puedes administrar las cookies? Puedes administrar las cookies en la configuración del navegador. La configuración de los navegadores puede variar un poco; así que, para administrar las cookies tienes consultar la configuración correspondiente dentro de su navegador. Gracias por entender estos molestos mensajes que la ley nos obliga a incluir.

Cerrar