Diseñadores de interacción: estado de la profesión [es]

A raíz de un interesante hilo que se está generando en la lista de discusión de UPA Madrid de LinkedIn y de una conversación que mantuve con el amigo Dani TorresBurriel hace unos días, me animo a escribir unas cuantas líneas con la intención de trazar, a modo de texto y desde mi humilde punto de vista, lo que representa el estado del diseñador de interacción en sus distintas variantes y nomenclaturas. Creo que la experiencia de haber dado el salto y dedicar mis esfuerzos a llevar mi proyecto adelante me ha ayudado a verlo todo con más perspectiva e identificar a vuelapluma 4 perfiles básicos:

#1. Este primer punto toca la situación de lo que hace la mayoría del «UX cosmos cañí»: trabajar en una consultora por cuenta ajena. Donde tus clientes te vienen dados, y por contra, no te queda más remedio que aceptar el cliente, claro está. Aún así, la mejor opción de aquel que se anima a empezar por este sendero profesional.

#2. Si te has animado a dar el salto e intentas montártelo por tu cuenta, ¿cómo te ves? ¿Crees que podrías continuar de esta manera de forma continuada? Muchos opinan que no, que el paso lógico es crear tu propia empresa/estudio y que ofrecer consultoría de forma independiente no suele durar más 2-3 años antes de dar el siguiente paso…

#3. Con tu propia empresa/estudio todo cambia: ahora dedicas más tiempo a labores de coordinación, gestión y captación de clientes. Tus propuestas llevan «firma de la casa» pero ya dependes de alguien para que esas propuestas lleven tu estilo. Hay que preocuparse de estar encima de quien empieza contigo y tratar de que no de el salto a otro sitio (como sucede también en muchas ocasiones). Hay quien se plantea después de esta experiencia bajar al #2.

#4. La opción final es dejar el mundo de la consultoría y abrir una tienda de jamones (o tener tu propio hotel, snif), pero antes de eso te queda la opción de intentar llevar a cabo tu idea digital (lo que viene siendo tu propia start-up) y dedicarte al 100% a ella, con todo lo que ello conlleva (financiación, búsqueda de recursos y la incerdumbre sobre si llegará o no a buen puerto).

Está claro que el perfil va siempre en función de la personalidad de cada uno. Pero en cualquier caso, cuando estás en el punto #3 o #4, aparte de conocimientos sobre el tema (que por supuesto) empiezas a necesitar también ciertas nociones tanto de labor comercial como del funcionamiento del mundo de los negocios, cosas que por desgracia no vienen en el «pack UX». A este punto hay que añadirle que tengas las correspondientes aptitudes para apuntar maneras en estas dos cosas, que también es complicado si no va con tu personalidad. ¿Es quizás el tándem UX/Profesional comercial el que podría funcionar?

Lo más curioso de todo esto es que en muchas de mis conversaciones, la mayoría llega a la conclusión de que no se ven dedicándose a estos menesteres cuando tengan, digamos, 20 años más. ¿Es por tanto esta profesión joven llamada a ceder el testigo de los que van llegando? Dá para pensar hoygan…

Showing 11 comments
  • Karina
    Responder

    Pues yo ya intenté montarme el puesto de quesos y jamones y no me salió bien… así que en vista del éxito obtenido mejor sigo con lo que mejor sé hacer…
    Me ha gustado mucho tu reflexión. Yo ahora mismo estoy en un estadio 2 con mucha mezcla de 3… Y aunque Arquinauta ya hace 6 años que se formó, por suerte todavía puedo «tocar» bastantes WF y machacar prototipos! 🙂

    Saludos!

  • Olga
    Responder

    Hace 20 años no existían las profesiones a las que nos dedicamos ahora, así que dentro de 20 años, quién sabe qué profesiones habrá.Mientras tanto, la mayoría transitamos entre #1 y #2 como podemos, porque llegar a #3 implica que eres un #2 exitoso, y se podría contar los dedos de una mano quién se encuentra aquí.
    Mi opción #4 es un huerto o un restaurante. Al tiempo.

  • seisdeagosto
    Responder

    @Karina no todo sale a la primera, eh? 🙂 Igual el truco está en intentar controlar el crecimiento, pero esto también implica tener que rechazar proyectos… Gracias por el feedback!
    @Olga jajaja cuestiones el talento profesional de la mayoría… Lo que está claro es que mi teoría se confirma en tu caso: prefieres dedicarte a otra cosa más pronto que tarde. «Al tiempo».

  • Olga
    Responder

    Por cierto, cuatro opciones más que se me ocurren:
    #5 trabajar por cuenta ajena en el departamento de marketing-ux-tecnología haciendo cosas de tu profesión

    #6 montar una empresa junto con otras personas, pero no consultora, sino de desarrollo de un producto, y que tú te ocupes de la ux

    #7 enseñar, que siempre da grandes satisfacciones

    #8 hacerte un «master del universo» de negocios y desarrollarte en esa área.

    Sigo valorando la opción huerto 2.0.

  • Sergio
    Responder

    Yo llevo casi 10 años haciendo malabarismos entre #1 y #3, y la verdad es que hay épocas que se pasa bastante mal, sobretodo cuándo tiénes que hipotecar a tu familia en vacaciones o en fin de semana porque te ha salido un proyecto extra o un #7.
    Veo que más tarde o mas temprano acabaré en un #3 como tú, pero lo mejor es no tener prisa, no forzar las cosas y ser responsable y transparente con todo el mundo.

    También le tengo echado el ojo a unos viñedos para el #4, pero me está tentando ultimamente un popular grupo de música para que les remezcle su próximo disco 🙂

  • juanan milleiro
    Responder

    ¿Y el que trabaja en otro ámbito y le interesa aprender-trabajar en UX, qué hace? 😉

  • seisdeagosto
    Responder

    @Olga: yo he lanzado las que creía las opciones básicas. Está claro que hay muuchas más opciones y combinaciones. Pero la opción huerto 2.0 mola todo 🙂
    @Sergio: tu al final acabarás tirando para el #4 🙂 Hay apuesta?

    @juanan: si lo dices por ti, en estos momentos hay una demanda bastante importante de profesionales en el sector. Creo que la mejor manera de aprender-trabajar es intentar meter la cabeza en la opción #1. Si tienes conocimientos básicos seguro que no te resulta difícil. Pero también es cierto que para optar a estos puestos tienes, por desgracias, que vivir en una gran urbe… Suerte! Y si necesitas ayuda cuéntame, en serio.

  • juanan milleiro
    Responder

    hola hola de nuevo,
    yo trabajo en una agencia de social media, pero sí que siempre he tenido un poco de curiosidad, pero no mucho más allá de probar tests A/B, ver objectified, tener un mac y leer «no me hagas pensar», lo cual es un paso pero no es gran cosa.

    supongo que tendré que seguir comprándome algún libro… porque como me pasó hace tiempo con este trabajo, el problema es tener la experiencia laboral, que yo sólo tengo 22 😉

  • seisdeagosto
    Responder

    @juanan yo creo que no es cuestión de que te compres simplemente «algún libro». Vente a Madrid. Te aseguro que hay un montón de oportunidades para gente, de tu edad, con ganas de aprender. Viendo cómo está el panorama estoy seguro de que no tardarías más de 20 días en encontrar trabajo… Lo quieres comprobar? 🙂

  • juanan milleiro
    Responder

    Bueno, soy gallego y vivo en Salamanca, a 2 horas 😉 ¿Pero cómo carallo vas a contratar a alguien sin experiencia, y más en Madrid? 🙂

  • Claudio Merino
    Responder

    yo en 3 años he pasado de la 1 a la 2 y hace 6 meses me monté una agencia de diseño y desarrollo de interacción en santiago de chile y ahora estoy con el problema que mencionas en la 3… ocupo más el basecamp que el omnigraffle 🙁 y hecho de menos mi breve paso por la etapa 2. pero bueno, el negocio está bueno, y no concuerdo contigo eso si en que para desarrollarse en esto necesitas estar en una gran urbe, desde el culo del mundo rockeamos igual pero más barato :)Excelente tu blog, este post me ha sido de gran ayuda!

    saludos desde Chile

TU COMENTARIO

<font size="2"> Al continuar usando esta web, estás de acuerdo con el empleo de Cookies.</font> Más detalles

En esta página encontrarás información sobre nuestra Política de recogida y tratamiento de Cookies. ¿Qué son las cookies y para que se utilizan? Las cookies son ficheros o archivos que se descargan en el ordenador/smartphone/Tablet del Usuario cuando éste accede a determinadas páginas web. Permiten almacenar ciertos datos sobre el dispositivo del Usuario o sobre la navegación del mismo. La mayoría de las cookies se asocian a un usuario, ordenador y dispositivo no identificable en el sentido de que no proporcionan referencias que permitan conocer datos personales. ¿Cómo puedes administrar las cookies? Puedes administrar las cookies en la configuración del navegador. La configuración de los navegadores puede variar un poco; así que, para administrar las cookies tienes consultar la configuración correspondiente dentro de su navegador. Gracias por entender estos molestos mensajes que la ley nos obliga a incluir.

Cerrar