Botones físicos vs botones digitales

Nota del autor: estás en lo cierto. Este post está enteramente dedicado a algo tan simple como (aparenta ser) un botón. Si estás con ganas de leer relájate y ponte cómodo.

La imagen de arriba representa lo que para mi es la esencia del botón perfecto. Se trata un comando que empieza a ser difícil de encontrar a día de hoy, en amplificadores, paneles de aviones y poco más. Lo hacen todo bien por las siguientes razones:

  • Tienen sus correspondientes etiquetas a cada extremo;
  • Con una línea cómoda y agradable, que invita a tocarlo;
  • No te hace falta apuntar con el dedo, cualquier gesto de tu mano lo activa;
  • Cómo te indica, tumbándose a un lado o a otro, en qué posición se encuentra;
  • Y ese agradable chasquido que genera al moverlo, sin que sea necesario hacer fuerza para que se active.

El paso del tiempo los ha ido olvidando y su lugar ha sido ocupado por superficies planas, con una amalgama de iconos, donde cada uno representa una acción específica. Un poco parecido a lo que tenemos en los mandos de pasajero de los aviones comerciales:

A veces pienso que estos botones antiguos solucionarían muchos problemas de interacción que nos encontramos en las interfaces actuales, como por ejemplo esos dobles clics (o taps) que la gente más mayor (y no tan mayor) realiza en las interfaces planas para asegurarse de que el botón se ha apretado de verdad, que se ha pinchado en serio.

Y es que uno de los grandes problemas de las interfaces táctiles es, como ya hemos hablado en otra ocasión, esa falta de feedback natural, que obliga a crearlo con más o menos éxito de forma artificial.

La eficacia de los botones físicos se manifiesta aún hoy en los dispositivos punteros de alta gama: la gran mayoría de las interfaces con pretensiones táctiles – aunque siempre hay excepciones, claro – sigue incluyendo en su diseño industrial botones físicos (como cualquier smartphone, desde el iPhone al los HTC, o los cajeros automáticos). En ambos ejemplos conviven los botones físicos con los táctiles de nueva generación. Y esta convivencia de botones genera graves problemas de interacción…
Fíjate en el siguiente ejemplo, donde el amigo Wayne nos enseña la mezcla de apretamientos de botones físicos y digitales que hay que realizar para conseguir tu objetivo final. Fijaos también como hay que generar un «bip» artificial para informar al usuario de que está marcando el número de teléfono. (YouTube, 2:42min):

¿Por qué siguen conviviendo botones físicos en las interfaces digitales? ¿Qué pintan ahí ese puñado de botones físicos sobre un aparato que se autodenomina táctil?

¿Será que al final son imprescindibles?

Showing 7 comments
  • redundante
    Responder

    será porque tienen una (o varias) función independiente de la interfaz táctil. (a parte de otras posibles razones ergonómicas)
    ¿cómo encenderías un dispositivo con interfaz táctil si no hay un botón independiente a esa interfaz?

  • seisdeagosto
    Responder

    @redundante si es táctil ¿por qué hacerlo con un gesto natural? Un movimiento corto y seco hacia un lado.
    Por poner un ejemplo…

  • sergio
    Responder

    Supongo que están ahí por la misma razón por la que te ponen patines laterales cuando aprendes a andar en bicicleta o te ponen más espejos de los necesarios cuando aprendes a conducir.
    Ayudas necesarias para dar respuesta a errores, fallos, caídas cuando el «sistema» es inestable o cuando el usuario y el sistema no están suficientemente preparados.

    ¿Que me dices del botón «reset» colocado en el interior de las carcasas y que sólo se puede apretar con algo fino y punzante?. En muchos casos son la salvación porque, como dice @redundante, son funciones independientes de una interfaz táctil.

    Ojalá un gesto pudiera sustituir el reseteo, pero ni los fabricantes ni los usuarios confiarían plenamente en ello, no crees?. La tecnología no está tan evolucionada como a veces nos gustaría pensar.

  • redundante
    Responder

    @seisdeagosto cierto, tienes razón. Igual sólo es una cuestión de buen «affordance» (o como se diga)
    pero lo más flipante es que haya gente que se curre interfaces táctiles y encima ponga botones físicos.

    para muestra un botón:

    http://hci.rwth-aachen.de/slap

  • seisdeagosto
    Responder

    @sergio yo estoy seguro de que se pueden sustituir, pero que todavía no nos hemos puesto a pensar sobre ello. Se me ocurren un montón de maneras más de alternativas más para sustituir dichos comandos: presionar la pantalla durante un tiempo x, o realizar un dibujo concreto sobre la pantalla, un poco como lo que hace ahora HTC.

  • Bitacoras.com
    Responder

    Información Bitacoras.com…
    Valora en Bitacoras.com: Nota del autor: estás en lo cierto. Este post está enteramente dedicado a algo tan simple como (aparenta ser) un botón. Si estás con ganas de leer relájate y ponte cómodo. La imagen de arriba representa lo que para mi e……

  • Arturo
    Responder

    Al principio cuando hablas del botón de los aviones estás hablando no solo de interacción sino de emoción; y eso es muy importante. Psicología detrás del diseño, no se si conoces a Donald Norman: https://twitter.com/ArturoHerrero/status/25579187130

TU COMENTARIO

<font size="2"> Al continuar usando esta web, estás de acuerdo con el empleo de Cookies.</font> Más detalles

En esta página encontrarás información sobre nuestra Política de recogida y tratamiento de Cookies. ¿Qué son las cookies y para que se utilizan? Las cookies son ficheros o archivos que se descargan en el ordenador/smartphone/Tablet del Usuario cuando éste accede a determinadas páginas web. Permiten almacenar ciertos datos sobre el dispositivo del Usuario o sobre la navegación del mismo. La mayoría de las cookies se asocian a un usuario, ordenador y dispositivo no identificable en el sentido de que no proporcionan referencias que permitan conocer datos personales. ¿Cómo puedes administrar las cookies? Puedes administrar las cookies en la configuración del navegador. La configuración de los navegadores puede variar un poco; así que, para administrar las cookies tienes consultar la configuración correspondiente dentro de su navegador. Gracias por entender estos molestos mensajes que la ley nos obliga a incluir.

Cerrar