Experiencia de usuario en start-ups: esa fina capa transparente

La semana pasada tuve la oportunidad de participar como ponente en el Iniciador de Ciudad Real (desde aquí reitero mi agradecimiento a la excelente organización).
Mi intención era darle a la charla un enfoque diferente, ya que en principio tenía frente a mi a emprendedores y no a especialistas del sector en sus diferentes vertientes. La siguiente imagen fue un excelente recurso para orientar el discurso:

Si observáis atentamente, se trata de un cartel colocado en la luna de un coche ofertando la venta del vehículo, de un vecino que tengo al lado de casa. El propietario tuvo la idea de incluir esas pequeñas tiras de papel para que cualquier persona interesada pudiese coger el número de teléfono y llamar más tarde. El único detalle es que dicho cartel estaba colocado por detrás de la luna del vehículo. De esta manera se generaba una fina capa transparente que impedía a cualquier peatón poder hacerse con la mencionada tira de papel con el teléfono: una metáfora perfecta de cómo la falta de interacción (algo tan intangible y casi transparente) puede llegar a limitar un negocio (en nuestro caso, orientado en Internet).

Trabajar para start-ups me está haciendo ver la cantidad de recursos que se pierden (y el stress innecesario que se genera) por no tener una interfaz correctamente definida. Me sorprende la cantidad de ideas que empiezan con el tándem «emprendedor diseñando las interfaces a golpe de Word o PowerPoint» y el «desarrollador diseñando el no-diseño que ha generado el emprendedor». Frases como «darle un espacio de dos «Enters» para separar elementos dentro de la interfaz me han dejado marcado… En estas situaciones son dos personas las que diseñan: el emprendedor y el desarrollador, que trata de traducir la propuesta del emprendedor. Cuando lo lógico es que cada uno se dedique a lo suyo, uno hacer negocio y otro montar la estructura de desarrollo, dejando el diseño de interfaz para quien sabe del tema.

Afortunadamente, emprendedores destacados de nuestro país lo tienen bastante más claro, y están empezando a hacer notar la importancia de tener a un especialista en diseño de interfaces en los negocios que se crean en Internet: François Derbaix, Oscar Matellanes o Jesús Encinar son claros defensores de esta posición.

A veces pienso que este rechazo a considerar a un especialista puede surgir por el esos títulos tan confusos que sólo los que nos dedicamos a esto conocemos (a veces ni eso). Si te dedicas al diseño de interacción seguramente te hayas encontrado en la situación de tener que dar detalles más específicos sobre tu profesión. Seguro que ya intuyes la cara torcida de esa persona con quien conversas cuando mencionas palabrejas como interacción, usabilidad o experiencia de usuario.

Si se dan estas situaciones de este tipo a lo mejor es porque nos hemos dejado llevar por un título que no es fácil de entender, que no transmite la idea del valor que aporta. Y para mi es como tirarte piedras contra tu propio tejado: no es posible que un profesional que se dedica a simplificar procesos se describa a uno mismo con un título tan marciano para los profanos, derivado del inglés. ¿No sería más sencillo que nos describiéramos como «Expertos en facilidad de uso» o algo por el estilo? Pero esto ya es carne de otro post, que se me va de las manos el teclado…

Showing 5 comments
  • iñigo medina
    Responder

    Muy bueno lo del coche. 🙂
    Al emprendedor/empresario es que le cuesta mucho dejar que otros decidan sobre su niño: en usabilidad, desarrollo, información… Tienen mucho que aprender todavía, aunque no suelen ser conscientes.

  • ptgirlinmad
    Responder

    las prisas y el desconocimiento. «hacer algo fácil de usar» no es objetivo hasta que añadas «… y subiremos un x la conversión, la satisfacción» lo que corresponda. por otra parte la capa transparente de la interacción es como tan sabiamente le llamas, es transparente, o sea que nadie la ve cuando todo va bien, y todas la reclaman cuando va mal incluso sin saber realmente qué va mal. Pero mientras que un error de desarrollo te das cuenta si casca la pagina, un error de interaccion puede mantenerse invisible hasta para los mas expertos hasta que solucionarlo no permita recuperar el daño provocado. requiere una atención y un cariño al detalle y a la calidad que pocos pretenden invertír en ello

  • françois derbaix
    Responder

    Gracias por la mención Juan. Creo que nunca se insistirá lo suficiente en ésto: un emprendedor web no debería dejar que un no experto (él incluido) diseñe su web. Recuperar un mal diseño inicial es tan costoso que en la práctica no se consigue hacer. En fin, mal diseño = causa de muerte asegurada para una startup.
    En cuanto a tu vecino del coche en venta es un crack: además de poner el papel dentro del coche, incluye datos irrelevantes (el color y el modelo del coche se ven) pero no incluye el dato más importante (ej. Precio, km), escribe en mayúsculas (poco legible), números en vertical (poco legible), en fin, … Un buen ejemplo 😉

  • Miguel
    Responder

    Heredar los términos del inglés a veces es irremediable, pero hace mucho daño. Aunque más daño hace utilizar títulos de forma equivocada. Llevo años intentando que a nuestro departamento nos llamen «diseño web», es muy genérico, pero lo he puesto así de simple para que la gente de negocio lo asimile mejor… no hay manera, nos siguen llamando Creatividad, que es de dónde proceden algunos de nuestros diseñadores.Nuestros compañeros de negocio no quieren entender lo que es una interfaz, sólo piensan en términos de bonito o feo, y parte de la culpa la tenemos nosotros por no no poner en valor nuestro trabajo, como bien has dicho tú.

  • Ricardo Lop
    Responder

    La usabilidad es el talón de Aquiles de muchas webs, al menos de la nuestra.

TU COMENTARIO

<font size="2"> Al continuar usando esta web, estás de acuerdo con el empleo de Cookies.</font> Más detalles

En esta página encontrarás información sobre nuestra Política de recogida y tratamiento de Cookies. ¿Qué son las cookies y para que se utilizan? Las cookies son ficheros o archivos que se descargan en el ordenador/smartphone/Tablet del Usuario cuando éste accede a determinadas páginas web. Permiten almacenar ciertos datos sobre el dispositivo del Usuario o sobre la navegación del mismo. La mayoría de las cookies se asocian a un usuario, ordenador y dispositivo no identificable en el sentido de que no proporcionan referencias que permitan conocer datos personales. ¿Cómo puedes administrar las cookies? Puedes administrar las cookies en la configuración del navegador. La configuración de los navegadores puede variar un poco; así que, para administrar las cookies tienes consultar la configuración correspondiente dentro de su navegador. Gracias por entender estos molestos mensajes que la ley nos obliga a incluir.

Cerrar