El Goo. Gle

Ese día empezó estupendamente: cielo limpio y despejado, una temperatura fresca y agradable, con la sensación de haber descansado y dispuesto a comenzar la jornada con toda la energía que uno tiene para sacar la empresa adelante, «hoy te comes el mundo, tío».

Pero la cosa se empezó a torcer justo en el momento en el que cogí el teléfono y apreté estas cuatro teclas: 1004.

Llevaba días con esa tarea pendiente: solicitar la factura online, o la «e-factura», como lo llaman en Movistar, tratando de imprimirle a algo tan sencillo como una factura, un toque fresco, cool y actual a la par que casposo-noventero. Tras numerosas tentativas a través de la web del «Canal Cliente de Movistar», aguantando errores 404, cargas de página eternas o mensajes sin sentido, perdí toda la esperanza en el momento en el que, intentando acceder a una determinada sección, me salta un mensaje de error con lo siguiente:

«No ha sido posible realizar su petición. Imposible solicitar su factura online. Entre en www.canalcliente.movistar.es y descubra todo lo que tenemos para ofrecerle».

Solté el ratón, me puse bien las gafas, me atusé la barba y dirigí la mirada hacia la parte superior del navegador, a la barra de dirección, para comprobar qué url era realmente la que estaba ahí escrita. Y efectivamente, www.canalcliente.movistar.es. Pues eso, que perdí toda la esperanza, hasta la última gota.

«Voy a intentar resolverlo por teléfono».

Cuando uno toma esta decisión y coge el teléfono para hacer una gestión de este tipo, sabiendo que existe la posibilidad de realizarla por el canal web, de forma autónoma y sin ayuda de nadie, uno se siente de inútil, pazguato. Y quizás esa sensación de inferioridad, unida a la baja calidad del servicio, hacen que sólo con pensar que necesitas llamar a ese servicio te sientas deprimido, un lúser. Mientras pulsaba esas cuatro teclas ya empecé a incomodarme, pensando en quién se pondría al otro lado de la línea y cómo andaría de cubicaje profesional. Hablé con varias personas, colgué y volví a llamar varias veces, con la esperanza de encontrar otro tono y otra respuesta. Lo estándar era que todo se encontraba en la página web, pero ese era precisamente mi problema, que lo que buscaba no se encontraba en la famosa página web.

Una chica me derrumbó, literalmente. «¿Y qué navegador utiliza usted?». Pensando que Chrome sería algo de otro planeta simplemente respondí que «Firefox», pero así, como suena: Fire-Fox, para evitar maletendidos y erratas. «Un momentito por favograsias». Minutos más tarde, con la consulta resuelta, la chica me indica que «Don Juan lo siento, pero sólo soportamos sistemas operativos Windows o XP». Hubo una ligera pausa, tratando de asimilar la mandanga que me acababa de soltar: «Perooo… Señorita, eso que usted me dice no es ningún navegador». «Aha, pero sólo puede acceder por ahí», me dijo ella muy segura. La verdad es que llegados a este punto la mejor opción hubiera sido dar las gracias y colgar el teléfono, pero me atreví a continuar, desafiando el profundo conocimiento de soporte del Canal Cliente Movistar.

Traté de explicarle de forma sencilla la diferencia entre navegador y sistema operativo, en algo menos de 30 segundos. Y, tras preguntarle si lo había entendido, me espeta «pruebe con el Google», no «Gúguel», «Goo. Gle», pero tal y como. «Señorita, me está diciendo que para resolver el problema que tengo para descargarme las facturas tengo que irme a Google?». «Google es un buscador que también le puede valer. Y también Explorer». De repente la vista se me nubló, y empezaron a surgir relaciones inconexas entre palabras como navegador, e-facturas, sistema operativo, buscador y decidí darme por vencido. Lentamente me separé del teléfono, mirando cómo se alejaba, casi que escuchaba ecos de risas, y gente de call haciendo llamadas de fondo. Apreté el botón colgar.

El día había cambiado, había perdido ese brillo en los ojos que hora y media antes saltaba por delante de mis gafas.

Y hoy, humillado por la primera empresa del país, sobrevivo como soldado de fortuna, con la esperanza de vivir el día en el que encuentre a algún amigo informático dentro de Movistar y me permita poder descagarme esas facturas.

Canal Cliente de Movistar para Empresas, no lo olviden, a su servicio 24×7.

Showing 12 comments
  • Santiago
    Responder

    Por lo que leo la web de Telefónica continúa siendo una tortura… Afortunadamente hace tiempo que no he de «»utilizarla», pero es de auténtica vergüenza que una de las compañías españolas punteras tenga esa m***da de site.Del servicio de atención al cliente… mejor no hablar.

  • Juanjo
    Responder

    Aunque no tenga mucha gracia… me he partido la caja….

  • Responder

    […] Lo que no quiere ningún país: El servicio que la primera empresa de España presta a pymes y autó… http://www.seisdeagosto.com/indica/2011/10/el-goo-gle/  por seisdeagosto hace nada […]

  • Álvaro
    Responder

    Im-presionante… pero lo triste es que es real! Os aseguro que en un viaje Pamplona-Cintruénigo de 1h, no conseguí hacerme entender (que no digo que no me expresase mal o que el dulce interlocutora no lo cogiera) para un simple cambio de tarifa!En fin, paciencia para demostrar que, una vez más, cuanto más inepto eres más rápido subirás!

  • davidmatas
    Responder

    ¿Que habría pasado si hubieras dicho «Utilizo Explorer»? Amigo, eso es algo que nunca sabremos…

  • Marino
    Responder

    Pues si les respondes que usas explorer, recurso que he utilizado varias veces, consistente en esperar unos segundos, decir varios «ajá», decirles que estás probando ahora mismo con el término-que-usen-y-que-no-tiene-relación, acabas desarmándole la hoja de respuestas tipo que tienen, y es posible que terminen con un: «pues le enviamos un técnico a casa».
    El problema no se te resuelve de todas formas, pero oye, te vas haciendo con una colección de routers.

  • Julio
    Responder

    Debería hacerme gracia, pero me deprime. Lo has expresado tal cual es y solo con leerlo me angustio. Mi novia hace unos meses le dijo a un operador del 1004 que llamarles le provocaba pensamientos suicidas así que que por favor la ayudara en la gestión que quería hacer. Y es que no es para menos, te quitan las ganas de todo.
    Una cosa que tengo clarísima y comprobada empíricamente es que los operadores que no están en España no gestionan absolutamente nada. De hecho, incluso en ocasiones pongo en duda que estén delante de un ordenador. De diez llamadas que hice este año para una misma gestión obtuve diez respuestas diferentes, totalmente diferentes. Es decir, inventaban lo que decían. Improvisaban. Son solo una barrera que ponen para agotarte. No le encuentro otra explicación.

  • Ricardo
    Responder

    Muy buen relato.Mi pregunta es: ¿Cómo hacerles entender a estas empresas que nosotros, las personas, somos los que les hacemos ganar dinero?
    Que si no nos cuidan les mandamos a freír espárragos o eso quisiéramos. Cuando aprenderán que una experiencia de usuario digna es lo que necesitamos.

  • torresburriel
    Responder

    LOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL

  • Bitacoras.com
    Responder

    Información Bitacoras.com…
    Valora en Bitacoras.com: Ese día empezó estupendamente: cielo limpio y despejado, una temperatura fresca y agradable, con la sensación de haber descansado y dispuesto a comenzar la jornada con toda la energía que uno tiene para sacar la empresa a……

  • Andrias_Scheuchzeri
    Responder

    Ahhhh, la e-factura de movistrellados, que recuerdos. No me voy a poner a contar mi odisea con esta empresa que tantos disgustos me dio, solo comentar que solo llegarás al fondo de ese pozo de desesperación que se siente cuando es imposible resolver nada con la empresa hasta que trabajas como teleoperador de ellos. Bueno si, cuando ves que los clientes a los que tienes que llamar son andaluces que están echando la siesta.

TU COMENTARIO

<font size="2"> Al continuar usando esta web, estás de acuerdo con el empleo de Cookies.</font> Más detalles

En esta página encontrarás información sobre nuestra Política de recogida y tratamiento de Cookies. ¿Qué son las cookies y para que se utilizan? Las cookies son ficheros o archivos que se descargan en el ordenador/smartphone/Tablet del Usuario cuando éste accede a determinadas páginas web. Permiten almacenar ciertos datos sobre el dispositivo del Usuario o sobre la navegación del mismo. La mayoría de las cookies se asocian a un usuario, ordenador y dispositivo no identificable en el sentido de que no proporcionan referencias que permitan conocer datos personales. ¿Cómo puedes administrar las cookies? Puedes administrar las cookies en la configuración del navegador. La configuración de los navegadores puede variar un poco; así que, para administrar las cookies tienes consultar la configuración correspondiente dentro de su navegador. Gracias por entender estos molestos mensajes que la ley nos obliga a incluir.

Cerrar