Piensa en input

La semana pasada, se generó un interesante debate en las clases que estuve dando en las instalaciones de la U-Tad. Después de un pequeño ejercicio por grupos, estuvimos cambiando impresiones sobre una palabra a la que muchos de nosotros estamos acostumbrados a escuchar: INPUT.

Si nos pasamos por la Wikipedia Input se define como:
«En la interacción humano-computadora, la entrada (Input) es la información producida por el usuario con el propósito del control del programa. El usuario comunica y determina qué clases de entrada aceptarán los programas (por ejemplo, secuencias de control o de texto escritas a máquina a través del teclado y el ratón)».

A partir de una definición aproximada a ésta, estuvimos debatiendo sobre qué formas de Input existen en nuestros días:

– El archiconocido click de nuestro ratón.
– Teclear sobre un campo de texto.
– Seleccionar un item dentro de un desplegable.
– Pinchar sobre un botón.
– …

Pero el debate se complicó notablemente cuando nos salimos del entrono GUI (Graphical User Interface) y pasamos a la interacción táctil. ¿Que formas de Input existen en los dispositivos móviles y cuál es la tendencia? La lista creció de manera asombrosa:

– Girar el dispositivo.
– Sacudirlo.
– La posición del dispositivo por GPS.
– Tocar la pantalla con 1, 2 o más dedos.
– Dejar de mirar el dispositivo (la funcionalidad Smart Stay de Samsumg).
– Tocar y mantener un elemento con nuestro dedo (tap and hold).
– El dedo como elemento de identificación (Touch ID de iPhone).
– La velocidad a la que vas con tu dispositivo.
– Saltar.
– Hablar.
– …

También exploramos el futuro y aquello fue abrir una caja de pandora. ¿Qué formas de Input podrían generar comportamientos sobre nuestros dispositivos? (si no lo están haciendo ya):

– El pulso sanguíneo.
– El nivel de stress de tu cuerpo.
– El grado de apertura de tus ojos.
– Nivel de sudoración.
– Temperatura corporal.
– …

La conclusión a la que llegamos es que no sólo las limitaciones de pantalla o el contexto de uso son los nuevos desafíos de la profesión. Las nuevas formas de Input que se avecinan o que ya empiezan a convivir con nosotros también forman parte de la línea de trabajo de los que se dedican al mundo digital. Será curioso ver cómo la masa crítica de usuarios interioriza estas nuevas formas de mandar órdenes sobre sus dispositivos. Qué bonito el horizonte que se nos avecina.

Por cierto, si se te ocurren más ejemplos sería interesante compartirlos para hacer crecer la lista!

Showing 3 comments
  • Luis Bueno
    Responder

    Interesante Juan.
    Referente a este post, el otro día leí esto y me acordé de tí, cuando nos explicas el mundo de los objetos físicos para que entendamos el mundo digital.

    http://worrydream.com/ABriefRantOnTheFutureOfInteractionDesign/

  • Agustín Jiménez
    Responder

    Aquí va otro que ya existe: acercarse el teléfono a la cara es un input (a través del detector de infrarojos que hay junto al auricular).

  • Bitacoras.com
    Responder

    Información Bitacoras.com
    Valora en Bitacoras.com: La semana pasada, se generó un interesante debate en las clases que estuve dando en las instalaciones de la U-Tad. Después de un pequeño ejercicio por grupos, estuvimos cambiando impresiones sobre una palabra a la que much…

TU COMENTARIO

<font size="2"> Al continuar usando esta web, estás de acuerdo con el empleo de Cookies.</font> Más detalles

En esta página encontrarás información sobre nuestra Política de recogida y tratamiento de Cookies. ¿Qué son las cookies y para que se utilizan? Las cookies son ficheros o archivos que se descargan en el ordenador/smartphone/Tablet del Usuario cuando éste accede a determinadas páginas web. Permiten almacenar ciertos datos sobre el dispositivo del Usuario o sobre la navegación del mismo. La mayoría de las cookies se asocian a un usuario, ordenador y dispositivo no identificable en el sentido de que no proporcionan referencias que permitan conocer datos personales. ¿Cómo puedes administrar las cookies? Puedes administrar las cookies en la configuración del navegador. La configuración de los navegadores puede variar un poco; así que, para administrar las cookies tienes consultar la configuración correspondiente dentro de su navegador. Gracias por entender estos molestos mensajes que la ley nos obliga a incluir.

Cerrar