Falta de vivencias

En mi peregrinación habitual al fisio solemos tener conversaciones de todo tipo. Mientras sus dedos hidráulicos buscan el dolor, yo trato de mantener la dignidad y seguir el tema que ese día encontramos para comentar. El otro día hablábamos sobre algo que, a pesar del dolor tras la sesión, me siguió rondando la cabeza de camino a casa: la tecnología y las vivencias.

Decía Samuel Gil en una de sus últimas newsletters ésto: «Sin embargo, la vida fuera de las aulas nos pone continuamente enfrente de problemas sobre los cuales no tenemos toda la información necesaria o involucran grandes dosis de incertidumbre. Son problemas para los que no hay una única respuesta correcta sino que hay multitud de respuestas que pueden ser válidas, dependiendo de a qué factores les demos más peso».

Sustituiría «fuera de las aulas» por «fuera de las pantallas». Y es que gran parte de las generaciones que vienen están dejando de enfrentarse a problemas. En las pantallas no existen los problemas (los de verdad – los patanegra), no existen las vivencias. El simple hecho de salir a pasear por el campo nos enfrenta a situaciones como caerte de un árbol, tropezar, perder el sendero, pasar frío o de creer que cae la noche y no llegas a casa, pero también de compartir el bocadillo, el agua, el amanecer o el de comentar la mejor ruta para llegar a aquel lago precioso que dicen que está un poco más arriba. Son vivencias mundanas que el mundo digital ¿jamás? podrá aportar y que estamos enterrando profundamente.

Comentaba Reque (así se llamaba mi fisio) que el otro día se pegó una buena leche bajando de la Sierra de Ronda. Y espera ,casi con alegría, ese moratón que a buen seguro le saldrá. Porque ese golpe le recuerda que está vivo, que forma parte de este mundo. Y creo que Reque está en lo cierto: detrás de ese golpe hay un montón de vivencias y aprendizajes internos que te hacen crecer como persona.

¿Por qué las vivencias digitales no perduran ni son tan intensas como las físicas? ¿Podremos llegar a emularlas digitalmente? ¿Seremos lo suficientemente listos como para volver aunque sea de forma descafeinada a lo que estamos dejando atrás?

A día de hoy, la tecnología tan sólo nos sirve de pantalla para amortiguar los muchos golpes que la vida está esperando regalarte.

– La foto que ilustra este post es de Freepik.

Seisdeagosto.com es el proyecto personal de Juan Leal. Un estudio desde donde ayudo a las empresas a reducir su complejidad digital, para que los humanos tengamos una vida más sencilla, con la tecnología a nuestro servicio. Llevo involucrado en el diseño de productos digitales y la Experiencia de Usuario desde hace más de 15 años (prácticamente desde los inicios en nuestro país). Fui director de producto en idealista.com. Me licencié en Ergonomía y Factor Humano por la Universidad Técnica de Lisboa (Faculdade de Motricidade Humana), aunque también he realizado cursos especializados en la Sloan School del MIT, con Edward Tufte o el Nielsen Norman Group. Si tienes algo que contarme será un placer leerte: juan {arroba} seisdeagosto.com

TU COMENTARIO

<font size="2"> Al continuar usando esta web, estás de acuerdo con el empleo de Cookies.</font> Más detalles

En esta página encontrarás información sobre nuestra Política de recogida y tratamiento de Cookies. ¿Qué son las cookies y para que se utilizan? Las cookies son ficheros o archivos que se descargan en el ordenador/smartphone/Tablet del Usuario cuando éste accede a determinadas páginas web. Permiten almacenar ciertos datos sobre el dispositivo del Usuario o sobre la navegación del mismo. La mayoría de las cookies se asocian a un usuario, ordenador y dispositivo no identificable en el sentido de que no proporcionan referencias que permitan conocer datos personales. ¿Cómo puedes administrar las cookies? Puedes administrar las cookies en la configuración del navegador. La configuración de los navegadores puede variar un poco; así que, para administrar las cookies tienes consultar la configuración correspondiente dentro de su navegador. Gracias por entender estos molestos mensajes que la ley nos obliga a incluir.

Cerrar